Ir al contenido principal

“Las cárceles de Colombia son basureros humanos”: Comandante guerrillero Jesús Santrich (8 febrero 2013)

Noticia
Tomado de Traspasa los Muros
Por Cesar Jerez



El vocero de la delegación de paz de las FARC denunció la profunda crisis carcelaria colombiana. Reclamó de nuevo la presencia de Simón Trinidad en los diálogos al denunciar las condiciones inhumanas de su reclusión.

Jesús Santrich denunció con detalles la situación “inhumana y extrema” de los presos políticos y sociales en las cárceles colombianas. Torturas, desatención médica, mutilaciones, hacinamiento, hacen parte de las violaciones sistemáticas que denunció el guerrillero.

La voz de Santrich requirió a los censurados y autocensurados comunicadores sociales colombianos para que den a conocer una de las situaciones violatorias de los derechos humanos más silenciadas del país. Cárceles sin servicios públicos, sin abastecimiento regular de agua, comida muchas veces podrida, enfermos terminales, encerrados, cancerosos, que se mueren lentamente sin ningún tipo de atención médica, madres con hijos que tendrían derecho a casa por cárcel, mafias que controlan las cárceles con la ayuda de agentes estatales, fosas comunes dentro de las cárceles, procesos de sindicados que se dilatan interminablemente más allá de todos los términos, actuaciones arbitrarias de directores de cárceles y de la guardia del Inpec.

El panóptico sigue siendo la forma predilecta de vigilar y castigar del régimen colombiano, un verdadero laboratorio de represión que concentra el infortunio de los encarcelados y la miseria humana de los carceleros. Un drama invisible que tiende a empeorar pues según los datos oficiales ingresan a la cárcel dos personas por cada una que recupera su libertad.

Se estima que la población carcelaria colombiana alcanzará los 130.000 reclusos este año, de los cuales 36.000 son sindicados, presos sin condena. Datos de organizaciones defensoras de derechos humanos cifran en 7.500 los presos políticos, prisioneros de guerra y de conciencia. Los montajes judiciales para encarcelar a opositores políticos como una práctica frecuente y las detenciones arbitrarias y masivas de los dos gobiernos de Uribe explican esta alarmante cifra de prisioneros políticos, una de las más grandes del mundo. El hacinamiento es de proporciones abismales. Las cárceles de Colombia podrían tener actualmente una sobrepoblación de 43.000 internos, un 33% sobre el total de reclusos, según los datos oficiales. Lo sorprendente del drama carcelario es que se mantenga oculto, en un silencio y una oscuridad apabullante. Toda una paradoja, el drama desconocido de los presos colombianos fue sacado a la luz por un guerrillero invidente con acento caribe.

El relato carcelario, emocionado, de Jesús Santrich estaba dirigido a muchos, al gobierno colombiano, al de Estados Unidos, fue un llamado de atención, de humanidad a la sociedad colombiana. Pero Santrich le habló también a los guerrilleros presos, expectantes, tras las rejas, frente al proceso de paz. Finalizando las respuestas a las preguntas de los peridistas se desabrochó la camisa para dejar ver un “venceremos” con letras blancas en un fondo negro. “Hemos venido a dialogar y en nombre del pueblo venceremos”, concluyó.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alerta de posible agresión contra presos en Bogotá

Noticia Por Colombia Soberana








Los presos del Pabellón 4 de la cárcel Picota en Bogotá alertan sobre la posible agresión contra los reclusos que podría presentarse en las próximas horas, pues los internos se encuentran en desobediencia hasta que se solucione la situación alimentaria en el tpenal. 

Corte da un plazo de dos meses para solucionar crisis carcelaria en Nariño

Noticia Por El Espectador

El alto tribunal determinó que cinco centros carcelarios en el departamento presentan hacinamiento y fallas en su infraestructura.
La Corte Constitucional le dio un ultimátum a las autoridades del departamento de Nariño y a los organismos estatales encargados para que solucionen la grave crisis que se presenta en los cinco centros carcelarios y penitenciarios del departamento de Nariño. Esto debido a las fallas en la infraestructura y al hacinamiento.
El alto tribunal evidenció que las cárceles de Tumaco, Ipiales, Pasto, Túquerres y La Unión no cuentan con las duchas y baterías de baño suficientes. Igualmente, los reclusos no tienen acceso a un servicio de salud constante, ni cuentan con un lugar decente para realizar las visitas conyugales.
Para la Corte Constitucional, las autoridades nacionales y departamentales han desatendido la orden emitida en 2009 para solucionar la grave problemática que pone en riesgo su integridad personal. Hecho por el cual se pide cre…

“Quiero bañarme en una piscina llena de sangre subversiva...”: Guardianes en las cárceles colombianas

NoticiaPor ANNCOL
Recientemente se denunció ante el mundo la muerte de 7 internos en solo un mes en ERON/Picota Bogota.


Para conocimiento de nuestros lectores y como insumos a los diálogos de La Habana. Esta pregunta a tener en cuenta en el punto de VICTIMAS: ¿El INPEC recibe su doctrina y academia en las instalaciones del ESMAD?
A la Opinión Pública
La comunidad carcelaria colombiana a través de distintas formas ha venido realizando una serie de denuncia ante la opinión pública, organismos de control, ONGs y comunidad internacional en general, sobre las continuas y sistemáticas violaciones a nuestros derechos fundamentales.
Decálogo de aberraciones inimaginables que Colombia y el mundo conocen, pero que para infortunio nuestro, de nuestras familias y nuestras nación, la indiferencia impera. El Estado en sus organismos de control son simples testigos del holocausto que aquí esta sucediendo.
Se han hecho al respecto denuncias y protestas contra el inexistente sistema de salud, corrupción y …