Ir al contenido principal

Guardias golpean brutalmente a preso en Cúcuta

Noticia
Por ANNCOL



En el Inpec hay violadores de derechos humanos.

Un nuevo caso de atentado contra la integridad personal de los internos se registra en la cárcel Modelo de Cúcuta, donde varios guardias y otros funcionarios son acusados de avasallar las mínimas garantías constitucionales que tienen quienes están en prisión. Para los guardianes en las cárceles “no valen los derechos humanos”.

El hecho, que ya está en conocimiento de la Fiscalía General de la Nación, Procuraduría General de la Nación y Defensoría del Pueblo, ocurre en el complejo penitenciario y carcelario de Cúcuta donde, de acuerdo con la denuncia, los funcionarios Luis Torres, Cruz, Cárdenas Maicol, Caicedo y Castro Leonel, Ludy Restrepo, Sandra Flórez, las dos últimas funcionarias de oficina que no autorizaron el traslado del interno a Bucaramanga, son acusados “como violadores de derechos humanos, violadores de la Constitución nacional y códigos penal y disciplinario”.

La denuncia presentada por Rafael Antonio Jaimes Vega, padre del interno Jhon Alexander Jaimes Beltrán, sostiene que “la gravísima violación de los derechos humanos no podrá ser determinada si no se lleva a mi hijo a Medicina Legal para que puedan ser dictaminadas las lesiones personales, las fracturas, y las agresiones causadas por los guardianes del Inpec, donde debe quedar certificado el trato cruel e inhumano, los abusos y la extralimitación de funciones de los funcionarios del Inpec en este centro carcelario”.

El relato hecho por Jaimes Beltrán a su padre cuenta que recibió múltiples garrotazos y uno de ellos propinado en el parietal derecho donde le fueron tomados cinco puntos y le fracturaron dos dedos de la mano derecha, y una herida en la tibia derecha y otra en la tibia izquierda que a su vez con patadas y bolillazos le impactaron en la clavícula izquierda que zafaron el hombro e incluso le afectaron la chocozuela (rodilla) izquierda. “Con esta golpiza el interno cayó sin sentido, inconsciente, moribundo, donde solo escuchaba el lamento de los demás presos que gritaban ¡piedad, piedad, lo van a matar!”, según la denuncias de Rafael Antonio Jaimes Vega ante el Ministerio Público.

“Aquí no valen los derechos humanos”

La denuncia de esta grave violación a los derechos fundamentales de un ser humano se agrava cuando el padre de la víctima acusa al dragoneante Luis Torres, además de maltratar en lo físico a Jhon Alexander Jaimes Beltrán, de intimidarlo de palabras.

Según el escrito recibido por la Procuraduría, el dragoneante Torres, quien se jacta de tener en su contra varios denuncios por violación de derechos humanos y nunca le han sancionado, le dijo al interno: “Aquí mando soy yo, aquí la autoridad somos nosotros y todo interno que discuta o pelee con otro le damos garrote y trompadas, aquí no vale derechos humanos, denuncie si quiere, ya yo tengo denuncias por pegarle a los presos y usted no me asusta, rata hijueputa”.

Pero los hechos no pararon ahí: Rafael Antonio Jaimes Vega, el padre del interno Jhon Alexander Jaimes Beltrán, le relató a la Procuraduría lo siguiente:

“Mi hijo después comenta que es llevado a Mercurio 5, y luego es presionado por los guardianes para que le pegara a un recluso, pero como no accedió a golpear al recluso, continuaron con el brutal ataque contra mi hijo y no fue llevado a la audiencia para la cual estaba citado en un juzgado de Bucaramanga, porque las heridas y el cuerpo totalmente masacrado por los guardianes del Inpec, porque temían que el juez le preguntara a mi hijo lo sucedido por el estado en que se encontraba todo su cuerpo, y fue llevado a un calabozo para que no fuese visto por nadie”.

“Luego la orden del juez de Bucaramanga que lo llamó a audiencia no fue cumplida por el Inpec porque tenían que ocultar a mi hijo e impedir a toda costa que fuese visto por el juez y por su familia y con la gravedad de que no fue llevado a Medicina Legal porque tenían que tapar el estado de mi hijo, pero se excusan en que no hay logística, no hay combustible, ni personal para trasladar a los reclusos”.

Hoy el interno Jhon Alexander Jaimes Beltrán fue trasladado a la cárcel Palogordo de Girón, a la espera de ser llamado a audiencia. Su padre teme que la persecución y amenazas por parte del Inpec de Cúcuta se traslade a Palogordo, solo con el fin de que no denuncie los vejámenes recibidos en la cárcel nortesantandereana ante el juez que tiene su causa.

No es este el primer caso de violación de derechos humanos cometidos por integrantes del Inpec en la zona nororiental de Colombia, que es denunciado ante las autoridades administrativas y penales, sin que existan sanciones por parte de las autoridades correspondientes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alerta de posible agresión contra presos en Bogotá

Noticia Por Colombia Soberana








Los presos del Pabellón 4 de la cárcel Picota en Bogotá alertan sobre la posible agresión contra los reclusos que podría presentarse en las próximas horas, pues los internos se encuentran en desobediencia hasta que se solucione la situación alimentaria en el tpenal. 

Corte da un plazo de dos meses para solucionar crisis carcelaria en Nariño

Noticia Por El Espectador

El alto tribunal determinó que cinco centros carcelarios en el departamento presentan hacinamiento y fallas en su infraestructura.
La Corte Constitucional le dio un ultimátum a las autoridades del departamento de Nariño y a los organismos estatales encargados para que solucionen la grave crisis que se presenta en los cinco centros carcelarios y penitenciarios del departamento de Nariño. Esto debido a las fallas en la infraestructura y al hacinamiento.
El alto tribunal evidenció que las cárceles de Tumaco, Ipiales, Pasto, Túquerres y La Unión no cuentan con las duchas y baterías de baño suficientes. Igualmente, los reclusos no tienen acceso a un servicio de salud constante, ni cuentan con un lugar decente para realizar las visitas conyugales.
Para la Corte Constitucional, las autoridades nacionales y departamentales han desatendido la orden emitida en 2009 para solucionar la grave problemática que pone en riesgo su integridad personal. Hecho por el cual se pide cre…

“Quiero bañarme en una piscina llena de sangre subversiva...”: Guardianes en las cárceles colombianas

NoticiaPor ANNCOL
Recientemente se denunció ante el mundo la muerte de 7 internos en solo un mes en ERON/Picota Bogota.


Para conocimiento de nuestros lectores y como insumos a los diálogos de La Habana. Esta pregunta a tener en cuenta en el punto de VICTIMAS: ¿El INPEC recibe su doctrina y academia en las instalaciones del ESMAD?
A la Opinión Pública
La comunidad carcelaria colombiana a través de distintas formas ha venido realizando una serie de denuncia ante la opinión pública, organismos de control, ONGs y comunidad internacional en general, sobre las continuas y sistemáticas violaciones a nuestros derechos fundamentales.
Decálogo de aberraciones inimaginables que Colombia y el mundo conocen, pero que para infortunio nuestro, de nuestras familias y nuestras nación, la indiferencia impera. El Estado en sus organismos de control son simples testigos del holocausto que aquí esta sucediendo.
Se han hecho al respecto denuncias y protestas contra el inexistente sistema de salud, corrupción y …